Velo corto, velo francés, velo capilla y una infinidad de maneras de llevarlo.

Tradicionalmente el velo era un imprescindible para las novias, que ocultaban su rostro frente a su prometido. En algunas culturas los novios no se conocían hasta el día de la boda y era en el momento en el que estaban casados cuando el novio descubría el rostro de su esposa. Esa costumbre se ha trasladado a nuestros tiempos a pesar de que en los últimos años la tendencia fué desapareciendo.

Actualmente son pocas las novias que nos piden este bonito complemento, aunque está temporada vuelve renovado y pisando fuerte.

Los velos de colores en tonos pastel cobran protagonismo y son sencillamente preciosos. No es necesario llevar un vestido estilo princesa para incorporar este complemento, ya que la clave está en encontrar el equilibrio entre estilo y diseño.

martina se casa

Fotografía Martina se casa

No necesariamente debe cubrir el rostro. Lo podemos poner en una peineta por debajo del recogido o incluso a modo de turbante. A conjunto con la paleta de colores que hayáis escogido para vuestra boda o acorde a las flores de vuestro bouquete.

lexia frank

Fotografía Lexia Frank

En nuestra última wedding inspiration utilizamos un velo rosa empolvado para nuestra novia. Pero hoy en día es fácil encontrarlos en amarillo pastel, verde agua, azul serenity y por que no.. el cásico blanco o hueso.

tul rosa y vestido rosas y velo

Alejandra-Casaleiz-Fotografo-Bodas-Tarragona-Madrid-23

Fotografía Alejandra Casaleiz